Tratamiento de la atonía de los foregastones en una vaca.

La aparición de la atonía de los estómagos anteriores en las vacas puede causar un sufrimiento considerable al animal y provocar graves consecuencias, incluida la muerte. Antes de considerar los métodos de tratamiento del ganado, debe comprender las causas de los problemas de salud, aprender a lidiar con ellos y comprender qué ayudará en un caso particular.

Descripción de la enfermedad

La mayoría de los propietarios ni siquiera se preguntan por qué sus vacas pueden enfermarse. Mientras tanto, al descubrir la causa de la enfermedad, es mucho más fácil curarla en las primeras etapas, previniendo el sufrimiento del animal pobre.

Los anvillones se llaman secciones estomacales de la vaca (cicatriz, malla y libro), ubicadas directamente en frente del estómago. Estos órganos son responsables de la correcta digestión. Por diversas razones, su acción se ve perturbada, hay ciertos problemas con la digestión, que se llaman hipotensión y atonía. ¿Cuál es la diferencia entre estos dos males?

La hipotonía de la vaca ocurre cuando la intensidad de las contracciones del yunque disminuye. Atonia es la ausencia de estos recortes como tal. La reducción de la actividad de las contracciones de los órganos internos contribuye a la inhibición de la digestión de los alimentos. Debido a su funcionamiento inadecuado, el Burenka pierde interés en los alimentos, su condición general empeora. La asistencia oportuna puede evitar que la atonía se vuelva crónica y estimular la actividad de las funciones previas del animal.

Factores que afectan el desarrollo de la enfermedad.

Las principales razones que provocan la aparición de la enfermedad pueden ser:

  • agua contaminada o cantidad insuficiente de líquido en la dieta de la vaca;
  • beber agua muy fría;
  • Penetración de parásitos o infección en el animal.
  • Ausencia o falta de movimiento, paseos;
  • cambio de poder demasiado brusco;
  • alimentar a una vaca exclusivamente mediante alimentación artificial;
  • el uso de alimentos en mal estado o de mala calidad (papas podridas o germinadas, heno crudo);
  • cambio abrupto de residencia o transporte de un animal;

En primavera y otoño, se debe prestar especial atención al estado de salud animal: el uso prolongado de pasto fresco, y luego la transferencia a la alimentación animal, o viceversa, puede afectar negativamente el trabajo del estómago de una vaca y provocar atonía.

Formas primarias y secundarias de la enfermedad.

Los expertos distinguen dos formas de la enfermedad, diferentes causas.

La forma primaria de atonía en las vacas se denomina mal funcionamiento del cuerpo, que se debe a una alimentación inadecuada u otros factores no asociados con cambios en el trabajo de los órganos internos. Por ejemplo, una dieta larga y monótona, la falta de caminar o la falta de líquidos.

La secundaria es un tipo de malestar en el cual una vaca cae enferma bajo la influencia de cambios o trastornos que ocurren en sus otros órganos. Por ejemplo, las deficiencias metabólicas, proteicas, minerales, de vitaminas, enfermedades hepáticas y renales y enfermedades infecciosas agudas a largo plazo pueden afectar la aparición de la enfermedad.

Ambas formas de la enfermedad no pasan por el cuerpo del animal sin dejar rastro, lo que tiene un impacto negativo en el estado de los órganos internos.

Características de los problemas digestivos en terneros.

Los rumiantes jóvenes, como los terneros, experimentan trastornos gastrointestinales mucho más a menudo que los adultos. Por lo tanto, necesitan atención especial.

El deterioro en las pantorrillas puede ocurrir repentinamente. Son mucho más susceptibles a las infecciones y los parásitos, por lo que para la prevención de dolencias prastásticas, incluidas las atónicas, es necesario controlar cuidadosamente la nutrición de los jóvenes.

Prácticamente no hay diferencia entre el tratamiento de la atonía en terneros y la terapia para las vacas adultas. Los veterinarios experimentados aconsejan con mayor frecuencia diluir la dieta, por ejemplo, heno alternativo con alimento, alimento concentrado con sustitutos gruesos.

Síntomas de malestar

Notar la amenaza a la salud suele ser fácil. El primer signo de atonía es la falta de apetito, la aparición de apatía hacia la comida. El segundo indicador importante es la reducción o dilución de las encías, la desaparición de los periodos de rumiantes. La cicatriz de la vaca se siente densa, se siente algo de masa en ella. Después de un período de tiempo desde el inicio de los trastornos digestivos, el animal tiene estreñimiento, que es reemplazado por diarrea con una gran cantidad de heces, acompañado de un olor muy desagradable.

Si una vaca tiene problemas estomacales, se vuelve letárgica, puede mentir durante mucho tiempo y se levanta de mala gana. Con atonía severa, puede haber convulsiones, espasmos musculares a corto plazo. La respiración se acelera, disminuye la producción de leche, deteriora el estado de ánimo. El animal enfermo se cansa, no tiene absolutamente ninguna fuerza.

Todos estos síntomas son, en sí mismos, fenómenos bastante desagradables, pero si comienza el tratamiento y no toma ninguna medida, puede tener consecuencias mucho más graves e incluso la muerte.

Progresión de la enfermedad

Los cambios desagradables en el cuerpo de una vaca comienzan con un cambio en la acidez en el rumen. El contenido de cicatrices se vuelve más ácido debido al aumento en el contenido de ácidos láctico, butírico y otros. Los microorganismos cicatriciales comienzan a funcionar incorrectamente, algunos de ellos mueren. Estos cambios conducen a trastornos del proceso digestivo y graves disfunciones en el trabajo de todo el organismo de la vaca.

Algún tiempo después del uso de alimentos de mala calidad, las sustancias tóxicas se absorben en el intestino y actúan sobre el sistema nervioso del animal.. Como resultado, el apetito disminuye, los procesos de los rumiantes y la función secreta del cuerpo se ven perturbados.

La mejor solución para cualquier enfermedad será examinada por un veterinario. Un especialista experimentado, que ha estudiado la historia de la enfermedad, determinará qué tan difícil es la situación y le dirá qué hacer, teniendo en cuenta las características individuales del animal. La implementación de estas recomendaciones ayudará a establecer el correcto funcionamiento de los órganos.

Dieta, chupitos y paseos.

Durante el tratamiento de la atonía, la condición general del cuerpo mejora gradualmente, con el cuidado adecuado, la vaca se vuelve más fácil después de 3 días. Y en 5-7 días hay una recuperación casi completa.

Cuando se trata la forma aguda de atonía del foregástrico en una vaca, se prescribe una dieta de media hambre durante varios días. Los expertos no recomiendan limitar el consumo de alcohol, pero es mejor agregar al agua unos 10 gramos de sal por cada 10 litros de agua.

Para normalizar la microflora y mejorar la digestión, es necesario diluir el agua y los alimentos con preparaciones de rumiantes durante varios días, por ejemplo, tintura de hellebore blanco. Muchos veterinarios inyectan por vía intravenosa en vacas una solución de cloruro de sodio al 5-10% (hasta 500 mililitros) o una solución de carbacolina al 0.1% por vía subcutánea (1-3 mililitros).

Al menos 3 horas al día, se recomienda reservar para pasear al animal. También necesita masajear la cicatriz con un puño durante unos minutos para mejorar su funcionamiento. Para restablecer la actividad motora del rumen, se recomienda varias veces agregar salmueras vegetales, tintura de ajenjo, levadura de cerveza a la dieta de la vaca, para establecer procesos de fermentación y raíz de genciana.

Algunos consejos para novatos

Es necesario seguir estrictamente las recomendaciones del veterinario. La falta de cumplimiento puede tener consecuencias irreversibles. Hay varios consejos que no solo no hacen daño, sino que también ayudan a restablecer el equilibrio del sistema interno después de sufrir atonía. Entonces, en el primer día, el estómago de la vaca necesita hambre. Esto acelerará la recuperación completa.

En el segundo día, es necesario que el animal coma solo alimentos de alta calidad (por ejemplo, hierba fresca, verduras, vegetales de raíz cruda, verduras) en cantidades mucho más pequeñas de lo habitual. La alimentación debe introducirse gradualmente con solo 3-4 días.

A veces puedes masajear suavemente el agujero hambriento en el lado izquierdo. Esto ayudará al trabajo de los foregloves. Puede introducir gradualmente agua con sal de Glauber disuelta (en una proporción de 1: 5) y aceite de girasol de alta calidad (400-800 g).

La actividad de movimiento es muy importante. Cuanto más tiempo pase una vaca en el aire fresco, mejor. Los movimientos bruscos deben ser limitados. Un paseo tranquilo traerá resultados mucho mejores.

Durante el tratamiento, no se recomienda hacer caso omiso de la vaca. El monitoreo constante de su condición es necesario.

Consecuencias de la enfermedad.

Muy a menudo, la atonía se acompaña de un bloqueo de un libro en una vaca. El hecho es que ambos problemas son causados ​​en la mayoría de los casos por una dieta incorrecta. En conjunto, tales problemas pueden traer sentimientos realmente desagradables.

Durante las dolencias y la recuperación después de esto, la vaca puede perder mucho peso, verse delgada y delgada. Las masas fecales pueden permanecer líquidas durante varios días más después de completar la dieta, hasta que la función del estómago anterior se restaure por completo.

La actividad después de la atonía depende de las características individuales de cada animal. Muchas personas se levantan al comienzo del tratamiento, algunas permanecen lentas por unos días más.

Hay muchas medidas que pueden prevenir el malestar en una vaca. Los principales son preventivos.

Medidas preventivas

La base para prevenir cualquier problema de salud es, por supuesto, una atención adecuada. Las interrupciones adicionales en comer y caminar solo pueden agravar la situación. Para las vacas que consumen alimento concentrado líquido, debe introducir sustitutos para forraje. Forman una masa peculiar que protege las mollejas anteriores y restaura la digestión. Cuanto más tiempo coma una vaca de esta manera, mejor funcionará su sistema digestivo. En consecuencia, mejor será el estado de salud. En ningún caso debe permitirse el uso de piensos podridos, congelados o estropeados.

También debe ser consciente de una cierta sensibilidad observada en el ganado con un cambio brusco de entorno, cambios de temperatura o cambio de personal. No es necesario crear situaciones estresantes para la vaca, ya que esto también puede afectar su salud y crear el peligro de una enfermedad.

Envíe el enlace del artículo a sus amigos si encuentra información útil aquí.

Cuéntanos en los comentarios qué tipo de problemas digestivos han encontrado tus vacas.

Загрузка...

Загрузка...

Categorías Más Populares